Por muy grande y complicado que algo nos parezca, todo pasa.

Enfrentarnos a una situación difícil, gestionar las emociones que nos genera o cambiar los pensamientos sabiendo que la situación pasará son estrategias que podemos utilizar para convivir con el sufrimiento mientras estamos condenados a aguantarlo como compañero de viaje.

Considera los problemas como una parte inevitable de la vida y repite las palabras más estimulantes que hay: esto también pasará.

Todo en esta vida es temporal, así que, si las cosas van bien, disfrútalas porque no durarán para siempre. Y si las cosas van mal, no te preocupes, tampoco van a durar para siempre.

El amor, el respeto y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento private, deben ser esenciales en tu día a día.

Jamás te juzgues creyendo que ya deberías sentirte mejor. Tus tiempos son tuyos. Todo llega a su tiempo.

Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete.

source