Suelta tus preocupaciones. Ten certeza de que todo se pondrá mejor .
Es verdad que todo el mundo se preocupa de vez en cuando. Es algo pure y totalmente regular. El gran problema surge cuando esa falta de tranquilidad empieza a afectarnos. La preocupación excesiva por casi todo es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan muchas personas. El temor agudiza los sentidos. La ansiedad los paraliza.

Cada mañana tiene dos asas, podemos tomar el día por el asa de la ansiedad o por el asa de la calma.
Es positivo preocuparse, pero cuídate de que no se convierta en una constante en tu vida. Cuando la ansiedad llama a tu puerta, te está avisando de que algo no va bien. Es el momento, entonces, de hacer algunos cambios en nuestros hábitos de pensamiento.

source