Hay que perder el miedo a la soledad para poder disfrutar de ella.

La soledad es un estado donde podemos encontrar la paz inside, es un momento de observación a uno mismo, de conocerse, de mejorar la autoestima, de mejorar las relaciones sociales… No es una debilidad, es una fortaleza.

Es un verdadero paraíso del que queremos escapar. Si en lugar de querer acabar con la soledad al precio que sea valoráramos todo lo que la soledad nos aporta cambiaría mucho nuestra vida.
Puede que la causa sea que hayas dejado tu necesidad de protección y seguridad en manos de otros, por lo que sin la compañía de otro te sientes desprotegidos. También en ocasiones este miedo puede estar debido a un abandono en la infancia, y ese miedo persiste por temor a volver a sentirnos abandonados.

Sea por el motivo que sea este es el momento perfecto para darte a ti mismo todo aquello que necesitas para no necesitar de otros, para conocerte más y llevarte mejor contigo mismo.

source